El objetivo de esta terapia es utilizar al caballo y actividades relacionadas con el mismo con el propósito de contribuir a mejorar la calidad de vida de las personas.

El caballo tiene características musculares únicas y quien sabe montar ha experimentado la agilidad y el movimiento armónico. Representa para su jinete o amazona mas que un medio de locomoción, representa la libertad de movimiento, la potencia, la fuerza. Es parte fundamental de una actividad placentera que puede convertirse en una verdadera pasión. Para las personas que sufren de alguna discapacidad, el caballo significa no solo el medio para poder mejorar y progresar, sino la oportunidad de salir un rato de la dimensión de “discapacidad” en la que viven y disfrutar de la rehabilitación en un ambiente rico en estímulos y diferente de las rutinas cotidianas.

El caballo es una fuente inagotable de estímulos, que actúan a nivel tanto sensitivo como motor, cognitivo, afectivo, emocional o educacional. Es una de las pocas formas de rehabilitación global que existen. Esto no es ninguna novedad, ya desde la antigua Grecia se recomendaba el uso del caballo porque regeneraba el espíritu y preservaba al organismo de muchas enfermedades. En 1670 Lord Thomas Sydenham, medico ingles, escribió: “no hay mejor tratamiento para el cuerpo y el alma que pasar muchas horas a lomo de un caballo”.

Durante el transcurso de la historia vemos ejemplos varios y diversos de cómo se utilizaba el caballo como medio terapéutico, aunque solo en los últimos 50 años, diferentes investigaciones estudiaron los efectos benéficos del la equinoterapia. Alemania, Italia, Inglaterra y Francia fueron pioneros, junto con Estados Unidos quienes a través de la NARHA (North American Riding for the Handicapped Association), han logrado implementar un método de trabajo y normas que amparan a los mas necesitados.

Es importante resaltar que es una terapia que complementa a otras realizadas por el paciente y que consta de indicaciones y contraindicaciones precisas. La equinoterapia moderna surge en 1952, en Dinamarca, en las olimpíadas de Helsinki, Liz Hartel obtuvo la medalla de plata en la disciplina de adiestramiento. Esta persona había padecido poliomielitis y se desplazaba en silla de ruedas. Este hecho llamo la atención a terapeutas, quienes en la búsqueda de nuevas y eficaces terapias para enfermedades físicas y psíquicas estudiaron el evento. Los resultados fueron sorprendentes. Encontraron en la utilización de la equitación bajo normas específicas una excelente e innovadora terapia que daba excelentes resultados. De Escandinavia, la equinoterapia pasó a Inglaterra y años mas tarde a Canadá y Estados Unidos.

En 1991 se logró el registro oficial de la FRDI (Federation of Riding for the Disabled International), con sede en Bélgica, donde se aceptó internacionalmente la división de la equinoterapia en 3 áreas:

  1. Hipoterapia.
  2. Monta terapéutica y volting.
  3. Equitación como deporte para el discapacitado.

Cada área esta dirigida a diferentes tipos de discapacidad utilizando estrategias distintas. Dentro de la equinoterapia, tomándola como término global de las tres áreas, integra cuatro ámbitos profesionales: la psicología, la pedagogía, la medicina y el deporte. Las metodologías se diferencian en cada área, los jinetes que practican hipoterapia son los que tienen mayor discapacidad física.

Clasificación

Esta clasificación esta hecha según la Asociación Norteamericana de Rehabilitación Ecuestre (NARHA – North American Riding for the Handicapped Association).

Recreación: Se utiliza al caballo y las actividades ecuestres con el fin de recreación, esparcimiento y diversión. El énfasis esta en brindarle a la persona una experiencia relajante y estimulante que brinde beneficios terapéuticos en las áreas de socialización, postura, movilidad y mejor calidad de vida.

Deporte: Las personas pueden participar en actividades deportivas a caballo siempre y cuando sean adaptadas a cada caso particular. El jinete / paciente debe manejar al caballo. Al lograr esto y practicar equitación la persona logra una sensación de bienestar general aumentando así su auto estima.

Educación: Las actividades ecuestres aportan en la búsqueda de resultados positivos relacionados con la capacidad atencional, el aprestamiento básico en matemáticos y lecto-escritura, coordinación óculo-motriz y la progresión izquierda-derecha.

Terapia: El caballo se utiliza como herramienta para mejorar los aspectos físicos, sicológicos, educativos, emocionales, sociales y de comunicación del paciente.

Patologías que se pueden Tratar con la Equinoterapia

  1. Parálisis Cerebral.
  2. Esclerosis Múltiple.
  3. Autismo.
  4. Síndrome de Down.
  5. Anorexia, Bulimia.
  6. Dificultades Intelectuales.
  7. Discapacidad Física.
  8. Enfermedades Mentales.
  9. Inadaptación Social.
  10. Déficit Atencional.
  11. Fobias.
  12. Miedos.

Y muchas patologías mas…

Beneficios de la Equinoterapia

Aspectos físicos: La persona logra dominio corporal y coordinación sensomotriz (mejora en el equilibrio, regula el tono muscular y adquiere mejor coordinación motriz logrando reflejos más rápidos. Logra disminuir la espasticidad a través del movimiento rítmico del caballo, adquiere conciencia sensorial).

Aspectos sicológicos: La persona logra una sensación de bienestar general mejorando su auto confianza y aumentando así su autoestima. Desarrolla la paciencia, disminuya sus temores frente a situaciones q pueden resultar riesgosas. Logra autocontrol y autodisciplina.

Aspectos educativos: La persona aumenta la capacidad atencional, se acerca a conceptos matemáticos básicos, realiza un aprestamiento para la lectoescritura, mejora el dominio espacial y la coordinación óculo manual entre otras cosas.

Aspectos sociales: La persona desarrolla la amistad, el respeto y amor por los animales y obtiene experiencias de vida gratificantes.

 Principios Terapéuticos

El caballo tiene 3 características q son la base de su utilización en esta terapia.

  1. Transmisión de su calor corporal: el caballo tiene una temperatura corporal mayor que la del ser humano y después del ejercicio sube un poquito más aun. Esta característica ayuda a relajar y distender músculos y ligamentos y estimular la sensopercepción táctil. Muchos pacientes montan sin montura lo que permite que el calor se transmita desde el dorso y costados del caballo al cinturón pélvico y a las piernas del paciente. El calor también es importante desde el punto de vista psicológico. La temperatura corporal mas el movimiento suave y rítmico del caballo transmiten la sensación de ser mecido, lo que genera sensaciones de seguridad, amor y protección lo que ayuda a reconstruir la auto confianza, autoestima y auto aceptación.
  2. Transmisión de impulsos rítmicos: el caballo transmite por medio de su movimiento de su dorso, impulsos al cinturón pélvico, a la columna vertebral y a las piernas del jinete. Al ir al paso se transmiten entre 90 y 110 impulsos por minuto. Este movimiento hacia delante fuerza al cinturón pélvico del jinete a adaptarse con un movimiento basculante. Los impulsos se propagan por la columna vertebral y provocan reacciones de equilibrio y enderezamiento del tronco, Desde el punto de vista psicológico este principio es importante ya que la sensación de dejarse mover y avanzar sin aplicar una acción propia ayuda a la relajación psíquica y a la construcción de la auto confianza.
  3. Transmisión del patrón de locomoción tridimensional: Es importante especialmente en el tratamiento de disfunciones neuromotoras como la parálisis cerebral. Estas personas entran en un círculo vicioso al ser incapaces de dominar la marcha porque no tienen la estabilización de la cabeza y tronco necesarias. Con esta terapia este círculo vicioso se rompe porque ofrece el patrón fisiológico de la marcha en forma sentada, el jinete camina sentado. El patrón de la marcha humana que el paciente realiza durante la monta se graba en el cerebro y con el tiempo se automatiza, lo que posibilita en algunos casos su transferencia a la marcha pedestre. Las elevaciones alternas del lomo del caballo se transmiten a la pelvis del jinete lo que origina 3 movimientos pélvicos del caballo diferentes al mismo tiempo (abajo – arriba, adelante – atrás y derecha – izquierda).

Por supuesto también tiene un valor psicoterapéutico y es que la sensación de avanzar, caminar o correr hacia delante, directo, sin obstáculos puede ejercer enorme influencia positiva sobre un estado psíquico depresivo y angustiado. El trato con animales también adquiere gran importancia porque desarrolla en el ser humano cualidades socio-integrativas.

El ambiente equino es muy estimulante y brinda múltiples oportunidades para poder relacionarse con los demás y participar activamente en la sociedad. No hay que olvidar que las personas que sufren algún tipo de discapacidad tienen pocas oportunidades de disfrutar del contacto con la naturaleza reduciéndose la semana a un itinerario de consultorios y terapeutas. El ambiente ecuestre brinda la oportunidad de escapar a tales rutinas.

Las sesiones de equinoterapia tienen una duración aproximada de 30 minutos. Por consultas sobre costos de las mismas, por favor llamanos o escribinos a nuestro e-mail.