Hipoterapia

Dentro de la hipoterapia hablamos de hipoterapia pasiva y activa. La primera se realiza solamente con mandil y el jinete se adapta pasivamente al movimiento del caballo, aprovechando el calor corporal, los impulsos rítmicos y el patrón de locomoción tridimensional del caballo. Este es guiado por un líder, y acompañado por el instructor y un asistente y se trabaja solo al paso.

En la hipoterapia que llamamos activa sumamos la realización de ejercicios neuromusculares que estimulen en mayor grado el tono muscular, la coordinación psicomotriz, la simetría corporal y el equilibrio. El jinete aun no domina al caballo y no puede manejarlo solo en la pista, siempre debe ser guiado por un terapeuta y un asistente o dos. Usualmente se trabaja con mandil solamente, sin montura y las sesiones son de 30 minutos.

La monta terapéutica unifica el objetivo de la terapia a la enseñanza de el deporte, equitación. Además de ejercicios de gimnasia y neuromusculares combinados con juegos, el jinete aprende las “ayudas de montar” y pasa a ser un jinete activo que interactua con su caballo. Lo mueve en la pista, monta con montura y estribos. Se trabaja al paso, trote y galope, según el nivel de la persona. Las sesiones duran aproximadamente 40 minutos.