Para describir esta sección queremos compartir parte de lo que el profesor Jorge Lisandro Montiel explica como parte de

La Primer Clase De Equitación:

“Debemos saber que practicar equitación en cualquiera de sus disciplinas es interactuar con un ser vivo, un animal inofensivo (si el hombre no lo ha hecho agresivo) que la mayoría de las veces responde de acuerdo a como lo hemos tratado, debemos tomar conciencia que ese animal depende de nosotros, que su bienestar estará siempre ligado al trato y al cuidado que le demos.

Antes de subirse a un caballo y tratar de dominarlo, deberá aprender a Controlarse A Usted Mismo, lo que significa que cuando se vea frustrado por no poder lograr algo, NO vuelque si enojo o rabia en el pobre animal.

La armonía entre jinete y caballo es algo que se debe dar naturalmente, es el entendimiento mutuo entre dos seres vivos y que no siempre se da; por eso, si no logra “comunicarse” con un determinado caballo, no se desanime, pruebe con otro, esto es muy importante antes de comprar uno.

Practicar equitación es entender al caballo, es tratar de mejorar como persona a través de un deporte, de una pasión. No se puede ser buen jinete sin ser Antes buena persona… siempre le faltará algo”.

La equitación es un deporte ecuestre que consiste en mantener el control preciso sobre un caballo y requiere de un muy buen cuidado y limpieza del animal por parte del jinete.

Existe un tipo de equitación básica, donde lo principal es aprender a montar, y uno más avanzado, usado para saltar, realizar carreras, acarrear ganado, exhibición o equitación de alta escuela.

Los caballos se utilizan para deportes de alta competición, como el Salto, Adiestramiento, Concurso completo, Salto alto, Enduro Ecuestre, enganches, volteo, Polo, Hípica y Rodeo. Los caballos también se montan para los propósitos terapéuticos ya que el montar a caballo en forma no competitiva mejora la salud humana y el desarrollo emocional. En algunas partes del mundo, todavía los utilizan para los propósitos prácticos como por ejemplo para el arado.

La equitación está regida por la Federación Ecuestre Internacional y es un deporte olímpico desde 1900 en las disciplinas de salto, adiestramiento y concurso completo de equitación.

Una de las habilidades fundamentales para poder manejar el caballo es saber montar y desmontar utilizando una o más de las diferentes sillas y conocer las señales adecuadas para controlar y dirigir los movimientos del animal.

Montar: La monta de un caballo comprende varios actos separados ejecutados en un movimiento continuo. El jinete se coloca al lado izquierdo de la montura a la altura de la silla mientras sujeta las riendas en la mano izquierda que descansan en el cuello del caballo frente al pomo de la silla. Con la mano derecha vuelve el estribo hacia él, se inserta el pie izquierdo en él, se coloca la mano derecha en el arzón y se impulsa desde el suelo transfiriendo su peso al pie izquierdo y las manos. Se quita entonces la mano derecha del arzón y se pasa la pierna derecha por encima de la grupa del animal sentándose sin brusquedad en la silla.

Desmontar: Para desmontar el jinete agarra de nuevo las riendas frente al pomo con la mano izquierda.
Desengancha el pie derecho del estribo y transfiere el peso al pie izquierdo, entonces pasa la pierna derecha sobre la grupa del animal, apoyándose contra la parte izquierda del caballo para transferir el peso a las manos.
Hace una pequeña pausa para sacar el pie izquierdo del estribo y se deja resbalar hacia el suelo. Las botas de montar o un calzado fuerte con poco tacón evitan quedarse enganchado de los estribos.

Monta y manos: La primera consideración con respecto a la monta es la manera de encontrar el equilibrio por parte del jinete que consigue sentándose sobre el centro de gravedad del animal y que varía de acuerdo con la función que se esté realizando. El jinete debe estar calmado y relajado en la silla, ya que cualquier estado de tensión o miedo es percibido en seguida por el caballo. El uso adecuado de las manos es un factor vital en la buena equitación. Cualquier tirón fuerte de éstas puede dañar y echar a perder la sensibilidad de la boca del caballo. Unas manos ligeras pero firmes en las riendas son de suma importancia.

En la monta normal de paseo el jinete se sienta erguido en el centro de la silla con los hombros hacia atrás y con la parte estrecha de la espalda arqueada, las manos se sitúan bajas frente a la silla de manera que las riendas y los brazos formen una línea recta desde el bocado hasta el codo. Se sostiene una rienda en cada mano y al caballo se le hace cambiar de dirección con un ligero tirón hacia el lado que el jinete quiera que gire. El estribo soporta el pie por la planta con el talón presionando ligeramente hacia abajo, la rodilla doblada y manteniendo vertical la parte baja de la pierna. Un estribo bien ajustado alcanza el hueso del tobillo cuando se deja colgar libremente la pierna desde la silla.

Para la monta de paseo en silla vaquera, el jinete se sienta apoyándose en el arzón trasero y extiende ligeramente las piernas hacia adelante y hacia afuera de los lados del caballo. El estribo se sitúa en la planta del pie con el talón presionando hacia abajo y se ajusta un poco más largo que para la monta inglesa, de manera que las piernas y el cuerpo del jinete están casi en línea recta. Ambas riendas se sostienen con una mano y se dirige al caballo haciendo presión con la rienda en el lado opuesto del cuello hacia el que se quiere que gire el animal.

Ayudas: Un jinete habilidoso controla el caballo por medio de varias señales llamadas de forma colectiva ayudas. Las ayudas naturales son señales transmitidas al caballo por las piernas, manos y voz del jinete y por el cambio del peso del cuerpo en la silla. A menudo, son complementadas con espuelas y fustas, que se usan para reforzar las órdenes y no para castigar al caballo.

Para hacer que un caballo se mueva hacia adelante, el jinete frota sus piernas contra los lados del caballo; incrementando la presión y las voces de mando se consigue acelerar el paso. Para hacer que vaya más despacio, se detenga o recule, se hace un movimiento suave con las riendas hacia atras o hacia nuestro ombligo y se inclina levemente el cuerpo hacia atras.

Aires: La mayoría de los caballos tienen tres tipos naturales de aires o series de movimientos de las patas: paso, trote y galope. Un tipo de galope más rápido se denomina galope tendido. Cada uno de estos pasos requiere del jinete una postura concreta. En el paso, el jinete permanece erguido en la silla.

En el trote, si se monta a la inglesa, el jinete se inclina un poco hacia adelante y se mueve arriba y abajo con el paso del caballo; en el estilo vaquero, el jinete se apoya en el arzón trasero y se mantiene sentado. En ambos estilos de montar, el jinete se mantiene sentado cuando va a galope, pero en el galope tendido, cuando se monta en silla inglesa, adopta una posición en la que la parte superior del cuerpo se inclina hacia adelante y las nalgas se elevan de la silla manteniéndose en el aire, lo que se conoce como posición de dos puntos.

 
Cuidados y Limpieza

Uno de los aspectos más importantes de la equitación es el cuidado apropiado del caballo, que comprende la limpieza, alimentación, cuidados médicos y herraje. La limpieza se realiza para mantener la higiene del caballo y estimular su piel; el primer paso es cepillar o frotar el cuerpo del animal con lo que llamamos “rasqueta” (las hay de goma o metal) que debe moverse formando pequeños cirulos sobre el pelo del caballo. Este proceso suaviza el pelo y estimula el flujo de la sangre a través de la piel del caballo. El cuerpo del caballo, así como su crin y cola, se cepillan después con un cepillo duro para quitar pelos sueltos y polvo y suavizar su pelaje. Por último, el cuerpo y la cara del caballo se frotan con un cepillo suave que abrillanta el pelo. La limpieza abarca también los cascos del caballo, antes y después de cada actividad.

Las sesiones de principios de equitación tienen una duración aproximada de 45 minutos. Por consultas sobre costos de las mismas, por favor llamanos o escribinos a nuestro e-mail.