El vínculo terapéutico se basa en la relación humano-caballo. Desde el momento que el alumno llega a tomar su clase, comenzamos a enseñarle todo lo que debe saber de su nuevo amigo, el caballo.

El alumno debe aprender a respetar, querer y cuidar a su amigo. Es muy normal que el jinete llegue a tomar su clase, se suba al caballo, tome la clase, se baje y se vaya.

Nosotros nos enfocamos en que la clase no sea de esa manera, el jinete debe saber cómo agarrar a su caballo, cepillarlo, mimarlo, limpiarlo, y ensillarlo, como también al bajar del mismo llevarlo a tomar agua, darle un abrazo y su premio como ser una zanahoria o azúcar.

Resaltamos mucho el cuidado del caballo, enseñando lo que comen, dónde duermen, cómo se comunican, de manera que de a poco el jinete y el caballo formen un vínculo.

Este vínculo entre el jinete y el caballo, lo llamamos terapéutico ya que lo es, la gente que lo ha experimentado lo puede decir, pero es una sensación inexplicable para cualquier persona.

El vinculo terapéutico con el tiempo pasa a ser una relación muy importante para el caballo y el jinete, de manera que entre ellos se entienden, se respetan, logran una comunicación, y no es raro ver cómo el caballo recibe a su amigo con un relincho de felicidad.

Los invitamos a todos a que conozcan esta mágica sensación que se puede lograr con un caballo, sin tener que dominarlo (montarlo).